fbpx
MAXIMIZACIÓN DEL VALOR REFUGIO EN FUNCIÓN DEL TAMAÑO DEL DIAMANTE

 Dada la coyuntura económica actual estamos obligados a realizar un análisis profundo del diamante y debemos preguntarnos cual es su tamaño ideal.

En este artículo observaremos de una manera económica que el tamaño del diamante esta ligado a la situación económica, no es lo mismo comprar un tamaño determinado en épocas de recesión que en épocas de crecimiento económico. Para todo ello, analizaremos el precio en función de su tamaño en una muestra que abarque los últimos 12 años, consiguiendo con esta última combinación de variables económicas una muestra significativa.

Hemos visto la influencia de la inflación y como afecta la moneda USD en la compra del diamante como VALOR REFUGIO, ahora analizaremos como ha evolucionado el precio del diamante a lo largo de los años en función de su tamaño.

Este análisis económico del diamante en función de su tamaño y del momento de su compra e incluyendo la variable de la coyuntura económica nos dará información para decidir en estos momentos actuales que vivimos donde reside la mejor opción de compra de los diamantes como VALOR REFUGIO.

Se observa una caída de precio sustancial en situaciones de depresión económica o de recesión en los diamantes de 0 to 0,5 y de 0,5 to 1. EL motivo de esta caída de precio la encontramos en un descenso de la demanda de los productores de joyería. Es evidente que en momentos de recesión un bien como la fabricación de joyas cede ante una contracción de la demanda, basado en una falta de oferta. Es por ello, donde localizamos que en este momento de recesión económica y ante una caída del precio del diamante encontramos una opción muy interesante en la compra del tamaño sujeto a análisis. Una recuperación en la oferta como la que se apreció en el primer semestre del 2.010 nos llevó a alcanzar su máximo año y medio después.

Otro análisis muy interesante desde la perspectiva financiera es el que nos aporta el gráfico en piedras de 1 to 2, 2 to 3, 3 to 4 y 4 to 99. Donde se refleja que cuando el diamante que estamos optando a su compra supera el peso de 1ct experimenta crecimientos constantes año tras año con picos que proceden de los ajustes que la propia moneda hace necesario reflejar en los mismos. Si bien, esa franja analizada se observa que no le afecta de una forma directa la contracción de la oferta que se pueda producir ante un descenso de la demanda de los productores por una escasez de ventas en el comercio minorista.

Desde un prisma económico, el diamante se convierte en un horizonte cercano a la última década y media en un activo que vuelve a determinar que su VALOR REFUGIO está más que contrastado incluso cuando sus propias correcciones (como la que esta viviendo en la actualidad) hacen de dicha adquisición una forma de asegurar un valor que muy pocos otros bienes tangibles pueden obtener. Estamos ante una opción con la compra de  diamantes de conseguir la liquidez que pueda generar un consumo futuro, es decir  una forma de canalizar el ahorro presente, manteniendo su valor constante sin que en ello se aprecie depreciación alguna si optamos por capitalizar su valor en el tiempo.

Fuente: pricescope.com

Jorge Fernández de Araoz García-Lubén

Joyero – Economista

0