fbpx
EL DIAMANTE DESDE UN PRISMA ECONÓMICO

La utilidad marginal determina económicamente el precio del diamante como factor económico en términos de la paradoja del valor en relación con su utilidad, de ahí que conforme un elevado valor de mercado. 

No olvidemos que ya Don Quijote de la Mancha a través de su escudero Sancho dijo “En mucho mas se ha de estimar un diente que un diamante”, es evidente que mucho más valor relativo tendría el agua frente al diamante y su precio lo determina la propia dificultad de obtención de ambas materias. 

La realidad económica del diamante puede ser considerado no sólo desde la perspectiva de la utilidad, podríamos analizar más variables económicas que hacen que dicho producto de la naturaleza pueda cobrar un sentido no únicamente desde su vertiente de belleza, si no desde un punto de vista técnico-económico.

Trataremos de observar la influencia del diamante ante distintas variables económicas para determinar su idoneidad como valor refugio y así conocer su comportamiento en el impacto de la vida diaria.

La inflación, como variable económica, las razones asociadas a la oferta y bajo la perspectiva de escasez hace que genere en el diamante un alza en su precio que determina su crecimiento estacional, pudiendo observar que es un valor refugio de gran calado, ya que se observa que el precio del diamante soporta el efecto macroeconómico que genera la inflación.

El dólar como moneda base para la compra de los diamantes y su traslación a la moneda de pago del consumidor en Euros. El diamante se cotiza en USD, haciendo de los mismos un valor altamente seguro al responder a la mayor economía mundial, la cual, se indexa a nuestro valor refugio. Las fluctuaciones de la moneda en muchas ocasiones han neutralizado cualquier desviación que hubiese sido producida por un desaceleramiento del precio del diamante, haciendo del mismo como soporte o resistencia en la contención del precio del diamante.

Como hemos podido observar el diamante por su propia naturaleza es un gran activo, que, sin generar coste alguno durante su tenencia, dado su fácil acumulación respecto al espacio-valor, su nulo mantenimiento y motivado por su intrínseca naturaleza económica hemos podido observar que es uno de los valores refugio más atractivo que nuestra economía puede ofrecer.

Es obvio además que la elección de los diamantes elegidos como valor refugio no es un aspecto que despreciar, siendo fundamental que dicho análisis no solo confluya el conocimiento de los aspectos fundamentales del diamante, la obtención de sus certificados, y los rangos matriciales que incardinan esa mayor seguridad del valor refugio. Dicha elección, en los que se integra el verdadero valor refugio. Todo ese conocimiento además deberá confluir como hemos indicado anteriormente con un análisis económico que entrelace los rangos matriciales del diamante con aquellas variables económicas que establezcan la obtención de la maximización matricial de ambas esferas de belleza que aporta el diamante con la teoría económica.  Solo observar los continuos records que alcanzan año tras año las prestigiosas subastas en diamantes, determina que su perfecta elección hará el siguiente paso a nuestro valor refugio.

 Jorge Fernández de Araoz García-Lubén

Joyero – Economista 

0