fbpx
CUANDO EL REFUGIO MAS SEGURO ES SINÓNIMO DE DUREZA TIPO DIAMANTE: INVERSIÓN EN DIAMANTES EN TIEMPOS DE PANDEMIA MUNDIAL

Desde que se desato la pandemia del COVID-19 y nación tras nación implementaban medidas de contención epidemiológica, la producción y los mercados se vieron comprometidos a un futuro incierto debido a la magnitud del impacto de las cuarentenas en la economía, el paro de la producción en masa, las líneas de abastecimiento ya no son las mismas que hace 6 meses. A finales de 2019 los gurús de los mercados financieros estaban atentos a una crisis financiera que vaticinaban de peores escenarios que en 2008 y el debate entre ellos era si este nuevo crack financiero sería para el primer o segundo trimestre de 2020, pero algo peor vino con efectos nada predecibles.

Después de que miles de líneas se han escrito respecto al análisis coyuntural sobre los efectos y las medidas a tomar en este tiempo, aún no es claro el panorama en las inversiones. Con los índices bursátiles con efectos volátiles y caídas, a pesar que desde abril los mercados presentan recuperaciones no dejan de ser volátiles y con alta incertidumbre para el inversor.

Una de las inversiones refugio de los capitales siempre fueron los bonos de los estados a 10 años, pero en esta coyuntura hay un cambio en el paradigma en la búsqueda de inversiones menos riesgosas y el efecto directo de ese cambio es un aumento de la aversión al riesgo. La rigidez de los bonos alemanes de 10 o 30 años de rendimiento negativo sirve como un buen ejemplo. También podemos observar la caída de los rendimientos esperados de los bonos del Tesoro a 10 años, (actualmente por debajo de 70 puntos) puede que en el segundo semestre se acerque (y supere) los mínimos históricos de principios de marzo. Mientras tanto, los participantes del mercado siguen luchando contra valoraciones ambiguas.

FIGURA 2

En España los ahorros han sufrido un cambio de paradigma al alza también dada la incertidumbre que enfrenta la sociedad, esta subida en abril fue del 6,5 % respecto al mismo mes del año 2019. Aunque la tendencia arrancó desde mediados de marzo, cuando se decretó el estado de alarma fue a mediados del mes cuando se produjo la gran explosión de ahorro, pasando de una ligera subida del 0,4 % en febrero a un incremento del 1,18 %. La urgencia por fortalecer los colchones de ahorro está teniendo un efecto negativo en el crecimiento potencial de la economía. Las posiciones conservadoras no solo se afianzan entre los hogares, también entre las empresas españolas que, al cierre del mes de abril, habían aumentado sus depósitos hasta los 275.000 millones de euros. Entre marzo y abril, la subida fue de un 5 % aunque el incremento respecto al 2019 roza el 11.4 %. Con estas cifras, los depósitos de residentes españoles se situaron en los 1,46 billones de euros en abril.

Los gráficos de la figura 3, nos muestran claramente como las expectativas de los hogares y las empresas han sufrido un descenso que deprime su consumo incrementando su ahorro provocando una desaceleración de la producción, este suceso no está acompañado de un plan serio de reservas especialmente porque la mayoría de los agentes económicos no tienen información o cultura de diversificación financiera y acude a la banca a guardar su ahorro.

Con estas perspectivas donde el riesgo de ahorrar en la banca tradicional o invertir en la bolsa convencional está en contra posición con a la aversión al riesgo más que nunca hoy buscamos escenarios confiables y seguros,  los diamantes se convierten en un activo atractivo a pesar de la incertidumbre en los mercados en general, la autoridad de fijación de precios de los diamantes a nivel mundial Rapaport actualmente incluye un Certificado de Diamante de Inversión como uno de sus servicios de mayor demanda. La compañía afirma que el certificado “proporciona absoluta confianza y garantía de calidad y valor agregado” y que los diamantes mantienen su valor de mercado, haciéndolos ideales para inversores que buscan diversificar su cartera y obtener mayor seguridad en los rendimientos al diversificar sus inversiones que en este periodo de la pandemia es una tendencia ascendente observada por Ari Taibel, gemólogo y director de la casa de subastas de joyas y piedras preciosas líder de Australia, First State Auctions.

Esta crisis está obligando a la industria del diamante y la joyería a reinventarse y la oportunidad de negocio y de generar beneficios para los inversores es la obtención de un activo con propiedades en el futuro mas estables que otros activos, y para el sector de la distribución y los joyeros es encontrar la combinación de necesidades de las generaciones Milenials, y Z’tas con ingresos altos, pero con visión distinta del uso de las joyas respecto a sus padres.

0