EnglishFrenchGermanSpanish

        

        

Cuidado de las Perlas

Las perlas cultivadas o naturales son un producto orgánico, de la naturaleza, y su composición es de células vivas creadas por un ser vivo. Esto es lo que da color y suavidad a su oriente.

Su dureza no es tan fuerte como otras gemas nacidas en el interior de la corteza terrestre.

Sin embargo, tratadas como se trata un objeto valioso no hay razón para que afecte su longevidad.

Observando las siguientes normas ayudará a conservar su belleza.

  • Los cosméticos y perfumes pueden ser en alguna ocasión perjudiciales para las perlas cultivadas o naturales.  El exceso de sudor puede ser dañino a la larga. Por ello deberán limpiarse con un paño suave y humedecido con agua fría natural, cuando se note alguna suciedad sobre ellas.
  • El hilo de seda del enfilado es también sensible a los cosméticos y al sudor por lo que debe ser cambiado al menor signo de debilidad. Haga que su joyero lo revise.
  • La superficie de las perlas cultivadas se deteriora al contacto con sustancias abrasivas.   No es peligroso para conservar su belleza, el tenerlas mezcladas con otras joyas de metales preciosos, pero es conveniente mantenerlas separadas de las demás cuando estén en la misma bolsa o joyero.
  • El mejor lugar para guardar y cuidar sus perlas cultivadas o naturales, cuando no las   utilice, es un joyero forrado de terciopelo o seda.

Tipos de Perlas cultivadas

Las distintas variedades de perlas cultivadas dependen de los lugares en los que se producen:

Akoya, del mar de Japón

Tipo de ostra: Pinctada Fucata

Cultivadas en Japón

Blancas de los mares del sur

Tipo de ostra: Pinctada Máxima

Cultivadas en Australia e Indonesia

Oscuras de los mares del sur

Tipo de ostra: Pinctada Margaritifera

Cultivadas en Tahití

Perlas de agua dulce

Tipo de mejillón: Hyriopsis Cumingii

Cultivadas en China

Como distinguir la calidad de las perlas

FACTORES DE CALIDAD

Para evaluar la calidad de las perlas cultivadas hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • LUSTRE: Combinación de brillo en superficie y brillo interno. Las demasiado blancas o con apariencia de tiza indican baja calidad.
  • SUPERFICIE: La limpieza se refiere a la ausencia de manchas, abultamientos o hendiduras. Cuanto más limpia más valiosa será la perla.
  • FORMA: Es raro encontrar perlas perfectamente esféricas. Cuando es así, mayor valor tendrá.
  • COLOR: Las cultivadas van del rosado al oscuro, Si bien, el color de la perla depende del gusto de quien las usa y del tono de su piel.
  • TAMAÑO: Se miden por su diámetro. Pueden ser inferiores a 1 mm o medir hasta 22 mm. El tamaño añade valor siempre y cuando mantenga la calidad en el resto de los factores.

Como es el cultivo de las perlas

EL CULTIVO EN LA OSTRA PERLÍFERA

A las ostras se les inserta un núcleo esférico de concha y son devueltas al mar en bahías protegidas ricas en nutrientes naturales, suspendidas en balsas para proveer las mejores condiciones de crecimiento. Los técnicos verifican a diario la temperatura del agua, así como las condiciones de alimentación, En invierno, son trasladadas a aguas más tibias.

Periódicamente, son extraídas del mar para recibir tratamientos de limpieza y salud. Las algas y otros elementos marinos que puedan obstaculizar su alimentación son eliminados con cuidado de sus conchas, y estas tratadas con compuestos medicadas que evitar que parásitos y enfermedades las dañen.

Las que han sobrevivido a peligros como tifones, mareas rojas y ataques de depredadores, son traídas a la orilla y examinadas.

Si todo ha marchado bien, el resultado será una valiosa perla.

Solo una proporción muy pequeña de ostras sobreviven para crear perlas de alta calidad. Cuando estas son perfectas es un acontecimiento raro de la naturaleza. A diferencia de las de imitación, dos perlas cultivadas nunca serán exactamente iguales. Cada una tiene su propia combinación de forma, tamaño, lustre y color.

Por ello son seleccionadas par expertos con ojos bien entrenados y años de experiencia en escoger de entre millares de perlas y conseguir encontrarlas lo suficientemente parecidas para ser ensartadas juntas y formar un collar.

Descubra como se forma una perla natural

PERLAS NATURALES

Empiezan su vida cuando un parásito o una partícula de arena se aloja, por accidente, en su cuerpo suave del que no puede ser expulsado.

En un esfuerzo por aliviar esta molestia, la ostra inicia una acción defensiva y empieza a segregar una sustancia cristalina lisa y a la vez dura alrededor del cuerpo irritante, con el fin de protegerse. Esa sustancia se llama nácar.

Con el paso de los años el cuerpo extraño quedara totalmente envuelta dentro de una sedosa envoltura cristalina.

El resultado : una brillante gema llamada perla.

0